Cemento Romano

Al contrario de lo que comunmente se cree y a lo que su nombre sugiere, el cemento Romano es un termino acuñado y desarrollado en el siglo XIX que se utilizó para cubrir las fachadas de los edificios de ese periodo, periodo caracterizado por el Historicismo y mas tarde por el Art Nouveau, el historicismo que trataba de rescatar las tecnicas antiguas, desarrollo este cemento romano que mas bien deberia llamarse neoromano, la utilización del cemento Romano se extendio porque sólo tardaba en fraguar de 7 a 20 minutos y resistía condiciones climáticas adversas, pero fue abandonado y olvidada su fabricacion luego del periodo posterior a la Primera Guerra Mundial.
El material aglomerante heredado de los romanos no es el denominado cemento romano sino el hormigon romano – concreto romano u Opus Caementitium.
Caracteristicas del Cemento Romano
Colores calidos que van del amarillo al marron
Poca contraccion al secar.
Buena resistencia y durabilidad ante el ataque de agentes externos.
Ausencia casi total de cristalización y eflorescencias.
Actualmente la Union Europea tiene un proyecto para rescatar la fabricacion y tecnicas, ya que gran parte de su patrimonio arquitectonico como el hubicado en la expansion de sus grandes ciudades del s.XIX tiene sus fachadas y decorados con este cemento, algunos de estos edificios hoy se encuentran en mal estado y los expertos en restauracion no desean utilizar los cementos modernos ya que estos en realidad podrían dañar los edificios que están intentando restaurar. y ven la necesidad de introducir de nuevo las técnicas y materiales adecuados de restauración que tengan propiedades parecidas a las de los materiales originales.
El proyecto de rescate del Cemento Romano se denomina: ROCEM Cemento romano para restaurar el patrimonio construido de forma eficaz

Otros:

  • cemento romano